Conversaciones primaverales: El enjambre, la apicultura natural y el ecosistema

Las abejas nos han llevado a encontrarnos con personas y proyectos inspiradores, encuentros que a menudo se han convertido en exploraciones y colaboraciones mutuas. Esta primavera, tuvimos la oportunidad de profundizar en nuestra conexión con dos iniciativas locales tan inspiradoras: Bodega & Almazara Ecológica Sancha Pérez en Conil de la Frontera, y Huerta De Los Almendros en Medina Sidonia, donde fuimos invitados a presentar el trabajo de Apijanda y Bee Time, como parte de una serie de campañas de sensibilización apoyadas por el proyecto europeo ¡No hay un PLANeta B!

Sancha Pérez Bodega Almazara ecológica está situada entre Conil y Vejer de la Frontera, enclavada en los pliegues de un paisaje principalmente despojado de su fauna y flora en favor de muchos kilómetros de campos sembrados en intensivo. La bodega, una empresa familiar y que cuida el entorno con extremado cariño, es como una isla de biodiversidad en medio de los monocultivos. Entre los olivos y viñedos hay muchas plantas autóctonas (lavanda, mirto, romero, lentisco, palmito, laurel, tomillo…), que según sus propietarios son “compañeros de los cultivos de la finca que atraen de forma natural a la fauna autóctona, muy beneficiosa para la agricultura ecológica por su papel en la polinización,  funciones depredadoras o de limpiadores naturales de plagas”. En Sancha Pérez han recuperado la Tintilla ‘variedad autóctona bien adaptada al entorno, que fue pilar de la economía en siglos pasados’.

Fue un lugar perfecto para dar una charla pública durante las vacaciones de Pascua, sobre la importancia de un hábitat libre de pesticidas para los polinizadores, y el trabajo que nuestra comunidad de aprendizaje está haciendo para salvaguardar las vidas de las colonias de abejas melíferas en medio de la explotación agrícola y apícola primordialmente centrada en el consumo y la producción rápida y fácil para el ser humano, sin tener en cuenta las consecuencias para el resto de la naturaleza, de la que formamos parte.

Después de la charla surgió una buena discusión que permitió a los miembros de Apijanda explicar mejor sus motivos y aspiraciones con respecto a las prácticas de domesticación severa de las abejas, así como informar al público sobre qué hacer cuando encuentran un enjambre. Se repartieron los folletos educativos que preparamos, disponibles para su descarga aquí.

Dos semanas después fuimos invitados a la Huerta de los Almendros, un proyecto de permacultura en Medina Sidonia, llevado por Kerry & Sacha Bernal Coates, miembros de Apijanda, que decidieron duplicar la charla en Medina y darle así más visibilidad al proyecto y posibilidades de crecer. La familia está creando un espacio abierto para divulgar los valores de la permacultura. Habían invitado apicultores locales, la asociación local de mujeres, un representante de los bomberos, y algunos hortelanos de la zona para explorar juntos las relaciones entre las prácticas de la apicultura convencional y la natural. En la sala en la que casi no cabíamos, surgió una conversación dinámica sobre lo que se puede hacer para presionar a los ayuntamientos locales e interrumpir el uso de pesticidas en los bordes de las carreteras, dejando más áreas de flores silvestres libres de venenos para los insectos. Todos expresaron su preocupación por los cambios notables que se perciben en el campo, con menos cantos de pájaros y menos insectos cada año. Y todos coincidimos en la complejidad del problema que pone en peligro nuestro ecosistema y la necesidad de acciones urgentes y coherentes por parte de todos sus integrantes.


Nuestro próximo encuentro sobre apicultura natural tendrá lugar en el 7º aniversario de la RAC (Red Agroecológica de Cádiz) en el Ecomercado de los Toruños, el sábado 7 de julio de 2019. Escríbenos si deseas invitarnos a dar esta charla en tu ciudad.


Estas actividades forman parte del programa de sensibilización y fomento de la apicultura natural como agente cooperante en modelos de restauración ecológica: ARTE PARA EL CAMBIO, en el marco del Proyecto europeo ¡No hay un PLANeta B! llevado en España por el Fondo Andaluz de Municipios para la Solidaridad internacional (FAMSI) y financiado por la Unión europea a través del Programa DEAR.


beetimers

Deja un comentario